En la actualidad, la bebida de café es una de las más consumidas alrededor del mundo. Pero no siempre fue así, incluso en algún momento fue prohibida por diversas tradiciones religiosas y culturales.

Se dice que a principios del siglo XVI, los líderes espirituales musulmanes no avalaban su consumo, a lo que aseguraban que se trataba de una forma para intoxicar el cuerpo. Años más tarde, y debido a disturbios, se hubo acogido la bebida del café en el medio Oriente.

Por su parte, en su llegada a Europa, diversas posturas marcaron el consumo del café, hasta que el Papa Clemente VIII lo saboreó y corroboró la exquisitez de este nuevo brebaje traído desde el mundo musulmán. Sin embargo, luteranos y otros protestantes promovían el rechazo al café, con el argumento que era otro Caballo de Troya para intentar una invasión.

Ciertamente, a través de los tiempos han habido muchas posturas culturales y religiosas en torno a la bebida de café, aunque su sabor delicioso siempre ha sido innegable.

Véase también: http://www.lasprovincias.es/sociedad/201510/26/problemas-cafe-religion-la 20151026121959.html